burda style 11/2015 - Atelier - Alba Martín

Para muchos, la técnica artesanal del vidrio soplado es algo desconocido; para Alba Martín es su forma de vida. A sus 17 años, atraída por este material, decide formarse en la Escuela Taller de la Real Fábrica de Cristales de la Granja de San Ildefonso. “Toda la magia del vidrio me hizo ver que tiene infinitas salidas a la hora de trabajar con ello, es un mundo por explotar además de lo que es el reto diario de aprender la técnica y de superarse a sí mismo”.
En 2006 emigra para Inglaterra, dónde estuvo ocho años adquiriendo conocimientos y trabajando con varios artistas. Como por ejemplo, con la herrera Jenny Pickford, con la que compartió experiencias como fusionar de manera espectacular el metal y el vidrio. Una vez ampliados sus conocimientos en diversos estudios y escuelas, regresa a España y monta su propio taller, convirtiéndose en la primera mujer española con taller propio de vidrio soplado. Allí, no sólo experimenta con el cristal y crea diversas piezas, sino que también imparte clases para los más curiosos.
Cuando hablamos sobre el procedimiento y le preguntamos sobre su etapa favorita de todo el proceso, ella explica que “el momento que más me atrapa es cuando saco el vidrio del horno en su estado prácticamente líquido, ese primer minuto de viscosidad y ductilidad del material es impresionante, lo hace realmente mágico, sobre todo cuando ves que tienes el control sobre ello y puedes hacer lo que quieras. También es un reto continuo, si no sale bien, hay que empezar de nuevo, no da lugar a error ni a corregir el fallo, también es una de las cosas que más me gusta: su dificultad”.
La flora y fauna marina junto con las tonalidades que la naturaleza nos brinda, son su mayor inspiración a la hora de crear. Un buen ejemplo de ello son las famosas lámparas de medusas, que desarrolló para el programa infantil Masterchef Junior, de las cuales se enorgullece, ya que fueron su primer proyecto de iluminación. Desde aquí esperamos que siga cosechando tantos éxitos y que continúe a sorprendernos con su mundo mágico de cristal