burda Tricot - Primavera/Verano 2015 - Atelier - Pasión desde niña

La revista burda siempre estuvo muy presente a lo largo de su vida y, a los 16 años, a pesar de no tener máquina de coser, confeccionó piezas inspiradas en las revistas, las cuales hoy en día guarda en casa de sus padres como un tesoro. La costura es un hobby; pero fue con el ganchillo y el tricot que sintió un flechazo que resultó en la creación del Atelier Alexandra Costa.
Ingeniera civil de profesión, Alexandra vio en este proyecto, el empujoncito que necesitaba para salir a flote cuando la crisis en el sector profesional tuvo impacto en su vida personal. Actualmente, las dos áreas hacen parte de su vida y se complementan, aunque espera algún día poder reunir las condiciones necesarias para dedicarse a tiempo completo a su Atelier.
Siempre con ideas rondando la cabeza, está en sus planes desarrollar piezas de mobiliario, como bancos con base en ganchillo, lámparas y todo tipo de objetos decorativos, sean almohadas, cuadros, posavasos o guirnaldas para bebé – Quiero que mis piezas hagan la vida de las personas más alegre y colorida – explica con estusiasmo. Si bien "toca" varias técnicas, como fieltros, son los hilos tejidos con una y dos agujas, que se transforman en accesorios femeninos, infantiles y hasta para muñecas. Un mundo en miniatura lleno de pormenores dulces, donde los patucos continúan a ser la pieza estrella de sus creaciones. Al tejer, siente tal felicidad en crear detalles originales, que pierde por completo la noción del tiempo.
Tal como pasa en la mayoría de las técnicas manuales, las piezas creadas por el Atelier Alexandra Costa son únicas y hechas de acuerdo con su inspiración en el momento. Aun así, se realizan pedidos específicos según el gusto personal de cada cliente, que pueden ser piezas repetidas, aunque siempre con detalles diferentes.
La mayoría de los pedidos llegan, a través de las redes sociales, donde los clientes envían la información que pretenden relativa a los modelos, colores y tamaños. Muchas veces, los pedidos llegan también por amigos y familiares. Además, sus productos también se encuentran a la venta en una pequeña tienda en Coimbra (Portugal). Una pasión desde niña que se revela en una vida concreta.

www.facebook.com/atelieralexandracosta