burda style 10/2018 - Moda Retro - Estampado Vintage

Esta blusa del año 1958 sigue conquistando nuestros corazones con su elegancia y discreción.
«Unas tiras anudadas y cruzadas detrás del cuello para formar un coqueto lazo, dan un toque original a esta blusa de género de punto jersey.» Con esta breve frase presentábamos en diciembre de 1958, una de las piezas imprescindibles de la década. Y como no, hacíamos especial énfasis en la palabra «coqueto». Porque era una época en la que no estaba de moda enseñar demasiada piel. En su lugar se recurría a tejidos elegantes que envolvían el cuerpo y desviaban las miradas hacia zonas estratégicas. Quienes marcaba las tendencias eran, tal y como era costumbre en aquella época, actrices como Grace Kelly o Ingrid Bergman, cuyas bellezas casi nórdicas eran realzadas gracias a vestidos y blusas hechos a medida. Tal vez por eso no nos sorprende que precisamente ahora que mostrar piel y lucir escotes pronunciados sea algo normal, esta blusa haya vuelto con fuerza. Consigue realzar nuestros encantos pero desvía las miradas hacia lo más importante, nuestro rostro. Y al mismo tiempo hacia nuestra personalidad. El corte prácticamente no ha sufrido ningún cambio. En lugar de género de punto jersey este modelo está hecho con una seda de ensueño.
Blusa 121

Tam: 36 - 44
Esta blusa con cintas en la parte delantera que se pueden pasar alrededor del cuello o atar con un nudo en la parte de la nuca, tiene una líneas puras y refinadas. Las mangas tipo kimono, además de resultar muy cómodas, crean una silueta muy bonita en los hombros