burda style 01/2014 - Moda de Diseñador - Aquilano.Rimondi

Patrones precisos, siluetas femeninas, telas exquisitas... ¿Qué tipo de mujer quieren conquistar con sus propuestas?
A la mujer de hoy, de la que todos sabemos que se mueve mucho, trabaja, tiene una familia. Pero, ¿cuáles son sus exigencias? ¡Quiere ser única! Aquí entra en juego nuestra silueta, que también funciona lejos de las pasarelas... Es decir: mezclamos sueños y realidad.
También invierten mucha energía en el desarrollo de tejidos. ¿Les aburren los materiales que podríamos denominar “convencionales”?
De ninguna manera, pero se tienen que adaptar cada vez a las necesidades, al estilo y a la vida actual de las mujeres, para quienes creamos. El género es el alma de la prenda: le confiere sentimiento. El tacto y la vista son los sentidos principales según los cuales elegimos algo.
¿Con qué trabajan actualmente?
Principalmente con dos géneros: tweed y neopreno. Dos materiales muy opuestos, pero ambos con volumen redondo, ideales para patrones masculinos y femeninos. Tanto uno como el otro son versátiles, adaptables y no están sujetos a ninguna temporada.
¿Qué opinan de la utilización de colores y muestras? ¿En qué cantidades son aconsejables para un patrón?
Esto varía en función de la época del año o de la tendencia del momento. Al principio, los modelos se conciben según volumen y silueta; en la segunda fase, nos ocupamos de la combinación de telas y... A partir de ese momento, hace explosión la fantasía. Siempre intentamos mezclar el máximo posible de componentes, lo que a veces se traduce en una empresa muy arriesgada. En la colección actual hemos dado rienda suelta a nuestra fantasía, comprobando el efecto que tienen los estampados sobre la vestimenta.
¿Cómo proceden en el diseño?
Para comenzar, trabajamos artesanalmente sobre el cuerpo; para después plasmar el resultado en papel.
¿Qué sería Aquilano.Rimondo el uno sin el otro?
Muy probablemente ambos seguiríamos siendo nosotros mismos, pero nos faltaría algo: ¡el alma!
Aquilano.Rimondi

Tommaso Aquilano y Roberto Rimondi